martes, 7 de febrero de 2012

El extraterrestre. Por Miguel A. Valdivia

Desde mi niñez me han interesado dos temas de lectura aparentemente distintos y desconectados entre sí: la religión cristiana y la ciencia ficción. El primero lo descubrí gracias a la comunidad religiosa a la que asistía mi abuela. El segundo interés lo fui desarrollando a medida que devoraba la colección de libros de la biblioteca de mi pueblo natal.

Quedé fascinado con los libros de Julio Verne, el visionario francés que escribió del submarino, de islas perdidas y el viaje a la luna, incluyendo una descripción de los efectos de la falta de gravedad que fue ratificada unos cien años después con el viaje del Apolo en 1969. Luego leí varios libros de Isaac Asimov, prolífico autor que además de escribir más de 70 libros de ciencia ficción, escribió un extenso comentario de la Biblia.

He llegado a la conclusión de que los universos de la ciencia ficción y la fe cristiana convergen en varios aspectos. La trilogía de La guerra de las galaxias en la década de los 1970 incluyó varios temas interesantes del conflicto milenario entre el bien y el mal; entre estos la idea de un campeón, Obi Kenobi, que se sacrifica para salvar a la humanidad.

Uno de los aspectos más fascinantes de la ciencia ficción es la relación entre los seres humanos y los seres extraterrestres. Según el autor, los extraterrestres a veces tienen la intención de destruirnos (por ejemplo, H.G. Wells en La guerra de los mundos), o simplemente desean estudiarnos o explotarnos como especie (The Matrix [La matriz] y Dark City son dos películas con ese tema).

Otro interés relacionado con la ciencia ficción es la afición por los platillos voladores. La idea de que los extraterrestres nos visitan de cuando en cuando es una idea albergada por millones de personas. En The Chariot of the Gods (La carroza de los dioses), se propuso que fueron los extraterrestres quienes dieron un impulso a la evolución de los seres humanos introduciendo cambios en los genes de los monos.

Cuando se analizan estos temas desde una perspectiva bíblica llegamos a varias conclusiones. Según la Biblia, vivimos rodeados de extraterrestres (los ángeles), y fuimos objeto de una visita de un extraterrestre históricamente comprobada en lo que conocemos como el año 4 a.C. Pensándolo bien, la Biblia es el producto de una Mente no terrestre. Y las especulaciones humanas encuentran en sus páginas un cumplimiento extraordinario.

La ciencia ficción es la conceptualización humana de lo que podría ser; la Biblia describe la realidad. Hace dos mil años un Ser extraño y superior a todo invento humano vino a esta Tierra. Los seres humanos lo vieron, lo escucharon, lo palparon y lo olieron. También lo rechazaron, lo acusaron, lo insultaron, lo escupieron y lo crucificaron. Su llegada fue predicha muchos siglos antes y su divinidad fue confirmada por numerosos milagros ante miles de personas.

Uno de los pasajes más hermosos de toda la Biblia lo expresa en términos impactantes: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Isaías 9:6). Con la llegada de Jesús, toda la humanidad tuvo la extraordinaria oportunidad de reencontrarse, no con un mero visitante de las estrellas, sino con su Creador.






Fuente: El Centinela
Autor: Miguel Valdivia. Director y editor de El Centinela.
Autor del libro "Mensajes de un Amigo". Y junto a su esposa Olga, del libro de Lecturas Devocionales Para Adultos "Herederos de Promesas".




- Originalmente publicado el 26 de junio de 2009






8 comentarios:

  1. Me gusto mucho este articulo!! Lo felicito Miguel!! Que el Señor lo bendiga!!
    Dieguish

    ResponderEliminar
  2. buen punto, todo lo que viene desde fuera de la Tierra es extraterrestre, así que todos los ángeles y Dios mismo son extra-terrestres

    ResponderEliminar
  3. Cuidado, porque precisamente así será el engaño al final de los tiempo. Vendrán seres extraterrestres presentándose como los ángeles y como nuestro dios. Todo milagro bíblico y demás cosas que se podrían llamar sobrenaturales serán explicados como hechos científicos llevados a cabo por seres extraterrestres benévolos. Bien dices que Jesús es hijo de alguien no terrestre, pero a la vez fue hijo de María, en todo caso sería un híbrido. Pero eso no importa, la opinión pública esta llevando hacia el mismo punto, converger la ciencia y la religión en un mismo punto en común. Cuando llegue ese día, que ciertamente llegará, en ese día, nacerá la nueva religión mundial. Cuidado que el que llegue engañará de ser posible aún a los elegidos de Dios. Dios los bendiga y les dé disciernimiento para separar la paja del trigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con usted.

      Eliminar
  4. No entiendo el punto del autor pero de seguro tiene mayor cultura televisiva que muchos de nosotros , la mayoria de los directores de cine son ateos o satanistas, Julio Verne no rea un genio era un satanista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ud., ser anónimo, es una persona que cree que profesar cristianismo nos autoriza a ser ignorantes. Y si no entiende "el punto del autor" relea hasta entenderlo y luego critique. Saludo cordial.

      Eliminar
  5. julio verne satanista? como así, no entender. explique por favor

    ResponderEliminar
  6. POR FAVOR NO CAMBIEN LO QUE VALLDIVIA (EL AUTOR ) QUIERE EXPRESAR. AMIGOS,HERMANOS,ESTA MUY CLARO: EL HOMBRE SIEMPRE SINTIÓ Y SIENTE QUE PERTENECE A ALGO SUPERIOR. LA LLEGADA DE CRISTO CONSUMO TODA ESA NATURAL PERCEPCIÓN HUMANA(Y AÚN LO CONSUMA).
    EN TANTO SATANAS TRATA DE DESVIAR AL HOMBRE ASIA OTRAS CUESTIONES,POR ESO APARECEN TANTOS CAMINOS ,ENTRE ELLOS "LA CIENCIA FICCIÓN".

    Y LOS CRISTIANOS SABEMOS QUE SOLO CRISTO ES EL CAMINO.EN SU PALABRA ESTAN TODAS LAS VERDADES.

    SALUDOS Y QUE DIOS LOS BENDIGA ABUNDANTEMENT!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar