jueves, 5 de julio de 2007

¿DEBEMOS PERMANECER CALLADOS? Por Samuel Koranteng-Pipim.

¿DEBEMOS PERMANECER CALLADOS? por Samuel Korateng-Pipim*.

La locura de la predicación & la predicacion de locuras.

Este es un capítulo del libro,
Must we be silent? Issues dividing our church.
-¿Debemos permanecer callados? Temas que dividen nuestra Iglesia-
La traduccion a sido realizada por el Lic. Rolf Baier Schmidt quien nos ha autorizado su publicación.


¿Cómo nosotros comunicaremos el mensaje de Dios? ¿Importa el medio?

"Mi pueblo ha cometido dos pecados: Ellos me han desamparado, la fuente de agua viviente, y han excavado sus propias cisternas, cisternas rotas que no pueden sostener el agua. . . . ¿Ahora por qué va a Egipto para beber el agua del Shihor? Y por qué va a Asiria para beber el agua del Río? " (Jer 2:13, 18, NIV).

A lo largo de tiempos bíblicos, y desde entonces, la proclamación clara y persuasiva de la Palabra de Dios ha sido el medio más eficaz para comunicar la verdad de Dios. El apóstol Paul se refiere al método como la locura de la predicación (1 Cor 1:21).

Hoy, sin embargo, pareciera que nosotros estamos moviéndonos desde la predicación basada simplemente en la Biblia hacia a algunas mas bien ridículas y a veces raras tácticas del mundo secular. Nosotros podemos convencernos a nosotros mismos que no hay nada malo con estas tácticas. Pero los incrédulos perceptivos, observando la manera en que nosotros estamos imitando ciegamente los métodos mundanos , pueden justificadamente dejar de lado nuestro mensaje calificándolo como la predicación de locuras. Permítanme explicar.

¿Mago del evangelio?

Recientemente recibí un correo electrónico urgente de un estudiante Adventista del Séptimo-día graduado en una universidad pública en los Estados Unidos. Él me instó a que compartiera mis puntos de vista con él en "un asunto problemático" que se había levantado en una de las iglesias locales de su asociación. El tema tenía que ver con el plan de esa iglesia local de invitar a un "mago del evangelio" a ser el orador invitado durante una semana de oración. El estudiante expresó sus preocupaciones de esta manera:

"Yo temo que al comprometerse en las prácticas de trucos mágicos (eso también lo hacen muchos magos seculares) nosotros estamos desdibujando la línea entre lo que es bueno y lo que no es. Aunque yo no necesariamente creo que aquellos comprometidos en la prestidigitación están usando algun poder sobrenatural, yo temo que el uso de la ilusión para entregar alguna verdad del evangelio esté perdiendo la dirección y sólo está poniendo la tentación ante nuestros niños.

"Los hermanos de la iglesia a quienes me dirigí no creen que ésta sea una cuestión de negro y blanco. Ellos creen que aquellos de nosotros que se están oponiendo a esta práctica en la iglesia (para la historia de niños) y en la escuela de la iglesia (para entretenimiento y ahora para la semana de oración) son `ultraconservadores" y que nosotros estamos buscando el mal dónde no hay ninguno. Yo no sé si hay una distinción muy clara entre el negro y el blanco en este caso. Ahora (todavía estoy esperando estudiar más esta materia), yo lo veo como ` negro' debido al potencial para el mal y porque desdibuja la línea entre lo bueno y lo malo (éstos hermanos incluso defienden que la Biblia realmente no se opone a ` la magia.') Siento que si la línea de la que estamos tratando es gris, entonces nosotros, como iglesia, necesitamos apartarnos de ella. Nosotros todos debemos huir de ` la apariencia' de mal.

"Yo no sé por consiguiente si la iglesia tiene una posición en esto. Yo he sido desafiado a mostrar dónde el Espíritu de profecía o la Biblia condenan esta práctica. Me han recordado que la asociación local ha patrocinado la ida de algunos de los miembros de iglesia a seminarios y conferencias para magos del evangelio. También me han recordado que habían magos del evangelio Adventistas (o ilusionistas del evangelio) actuando durante el Congreso de la Asociación General en Toronto. Yo estoy a tientas en el gran mar de información y argumentos existentes para encontrar algunos principios que yo pueda aplicar en esta materia. Yo he solicitado que esta iglesia local en particular nombre un grupo de hermanos para estudiar la materia y conseguir un foro para discutirlo. Yo intenté lo mismo en el cuerpo directivo de la escuela, pero un número aplastante de miembros de esta junta escolar ` no ve' nada malo con la práctica. Yo me estoy preparando para enfrentar la junta de iglesia pero no puedo ir con argumentos simples sin una razón bíblica. ¿Alguna idea? "

Pocos siquiera habrían pensado que una congregación Adventista del Séptimo día un día considerarían emplear a un así llamado "mago del evangelio" para comunicar verdades espirituales en una reunión de iglesia. Sin embargo ésta es una evidencia más de una tendencia creciente a introducir en la iglesia algunos estilos bíblicamente cuestionables de adoración y evangelización. La cosa sorprendente sobre este desarrollo es que una cantidad aplastante de miembros no ve nada malo en ello.

Nosotros hemos tenido música cristiana rock y danza de adoración en los servicios del culto, títeres evangélicos, payasos evangélicos, cafés/discos evangélicos y dramas y obras de teatro evangélicas para alcanzar a la juventud, a los adultos jóvenes, y los "que no pertenecen a ninguna iglesia" Ahora, parece, debemos tener magos del evangelio para nuestros servicios de iglesia y semanas de oración. Al acudir a éstos "trucos del evangelio", ¿estamos en peligro de apartarnos de la locura de la predicación y volvernos a la predicación de locuras?

En este artículo yo sostendré que en la medida en que los trucos del evangelio acomodan la religión bíblica a los gustos de los corazones no renovados, tales métodos contemporáneos evidencian nuestra complacencia con la mundanalidad en la iglesia. Más aun, una confianza en tales métodos mundanos de comunicar el evangelio se desvía y es contrario a las enseñanzas bíblicas de la iglesia Adventista del Séptimo día.

La mundanalidad en la Iglesia

Se dice que el ex-líder soviético Nikita Khruschev contó la siguiente historia para enseñar la necesidad de estar vigilantes.

En un momento cuando había una ola de pequeños robos en la URSS, dice la historia, las autoridades soviéticas pusieron guardias en muchas de las fábricas de propiedad del estado. En uno de los aserraderos en Leningrado, el guardia conocía bien a los obreros. La primera tarde, Pyotr Petrovich salió con una carretilla de mano y, en la carretilla de mano, un gran saco voluminoso con algo en su interior que parecía sospechoso.

Guardia: "Venga, Petrovich. Qué tienen usted allí? "

Petrovich: "Sólo aserrín y virutas."

Guardia: "Venga, yo no nací ayer. Abralo."

Petrovich lo hizo así, y salió nada más que aserrín y virutas. Así que le permitieron ponerlo todo de nuevo en el saco e ir a casa. La misma cosa pasó todas las noches durante toda la semana, y el guardia estaba poniéndose cada vez más frustrado. Finalmente su curiosidad superó su frustración.

Guardia: "Petrovich, yo lo conozco. Dígame lo que usted está sacando de contrabando fuera de aquí, y yo le permitiré ir sin problemas."

Petrovich: "Carretillas de mano."

Mientras nos reímos de esta historia, también necesitamos recordar que en la arena del culto contemporáneo y en los métodos de alcanzar a otros la risa está en nosotros como Adventistas cristianos creyentes en la Biblia. Hemos puesto patrullas de vigilancia para verificar la mundanalidad alrededor nuestro desarrollando nuestras propias escuelas, seminarios, radios y estaciones de televisión, casas editoras, librerías, etc. Pero el diablo le ha puesto ruedas a la mundanalidad y al paganismo que pasan frente a nuestros ojos en algunas de estas instituciones de nuestra iglesia. Y muchos no lo ven, mucho menos ven algo malo en ello.

Lo que es más, nosotros estamos importando y promoviendo activamente estos métodos cuestionables de adoración y evangelización tanto desde el mundo secular como de otras religiones e iglesias. En algunas instancias los Adventistas han ido fuera a estudiar estos métodos en seminarios teológicos no Adventistas o han asistido a seminarios de entrenamiento en adoración, ganancia de almas y liderazgo en Willow Creek y otras organizaciones e iglesias interdenominacionales, ecuménicas y carismáticas. Sin embargo fallamos en reconocer que cuando cambiamos fundamentalmente nuestro método de proclamar la verdad espiritual, nosotros cambiamos el mensaje mismo. Y cuando nosotros cambiamos el mensaje de Dios, nosotros cambiamos el Dios del mensaje.

Porque estos trucos comprometen la credibilidad de nuestro mensaje, los Adventistas han sido aconsejados en contra de copiar métodos que se encuentran en otras iglesias.

Nuestra Tentación.

A lo largo de nuestra historia, ha habido siempre una tentación para nuestros ministros de modelar nuestras prácticas a partir de otras iglesias. Elena G. de White advirtió contra esto en sus días: "Un nuevo orden de cosas ha entrado en el ministerio. Hay un deseo de seguir el ejemplo de otras iglesias" (Signs of the times, Dic. 27, 1899). Ella expresó sus preocupaciones respecto de la influencia de otras iglesias en nuestros ministros: "Algunos ministros están adoptando las costumbres de otras iglesias, copiando sus hábitos y forma de trabajar " (Ibid., 25 de mayo de 1882).

Advirtiendo de los peligros inherente en responder a las invitaciones de otras iglesias para aprender de ellos y emplear sus métodos de labor, la Sra. White escribió: "Ellos pueden desear que nos unamos con ellos y aceptemos sus planes, y pueden hacer proposiciones con respecto a nuestro curso de acción que pueda darle una ventaja al enemigo sobre nosotros" (General Conference Bulletin, 13 de abril de 1891).

Al aceptar el consejo de la Sra. White, los Adventistas del Séptimo día no están sugiriendo que sólo ellos tienen la verdad. La Palabra de Dios es clara en señalar que cada ser humano en el mundo de Dios tiene al menos una luz pequeña (Juan 1:9, Stgo. 4:17) y que Dios se ha revelado en la naturaleza, en la historia, en la la experiencia humana, y de muchas otras maneras (Salmos 19; Romanos 1 y 2; Hebreos 1:1, 2). Consecuentemente, los Adventistas sostienen que alguna verdad divina puede encontrarse en el mundo secular (ya sea ateo o materialista), en las religiones paganas y no cristianas, así como en todas las denominaciones cristianas --Católica, Ortodoxa, protestante, y pentecostal. Dios es la verdad y la última fuente de toda la verdad. Dondequiera que la verdad se encuentre, nosotros debemos aaceptarla.

La Verdad presente.

Los Adventistas, sin embargo, insisten en que no importando cuánta luz pueda encontrarse en otras iglesias, ellos también la tienen y mucha más además . Al creer que Dios ha levantado a su iglesia como Su depósito de la verdad en tiempos del fin, los Adventistas sostienen que ellos tienen la verdad presente, el evangelio eterno para estos últimos días.

El asunto, entonces, no es si otras fes o iglesias tienen algo de la verdad. En cambio, la pregunta es si nuestros ministros debieran mirar a otras iglesias por nueva luz. Dada nuestra propia comprensión de ser los depositarios de la verdad divina de los últimos días, ¿necesitamos ir a iglesias que todavía están viviendo en la oscuridad espiritual para descubrir nueva luz o verdad adicional de ellos? Si esas iglesias representan "Babilonia", y si es verdad que "Babilonia ha caído", ¿cómo nosotros podemos convocar a nuestros hermanos y hermanas que estàn en "Babilonia" a "salid de ella, pueblo Mio " (Apocalipsis 18:4), cuándo nosotros estamos volviéndonos ahora a "Babilonia" para recibir instrucción de ella?

Cisternas rotas.

Hace siglos, el profeta Jeremias habló contra esta tendencia por parte del pueblo de Dios a imitar los trucos que se encontraban en otras fes: "Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. ...Ahora, pues, ¿por qué ir a Egipto a beber agua del Nilo? ¿Y por qué ir a Asiria, a beber agua del Eufrates? " (Jeremías 2:13, 18 NIV).

Elena G. de White explicó por qué nosotros no debemos beber de las cisternas rotas: "Nosotros estamos en peligro de cometer equivocaciones en nuestro esfuerzo misionero, en peligro de no comprender cuán esencial es el trabajo del Espíritu Santo en el corazón. Un nuevo orden de cosas ha entrado en el ministerio. Hay un deseo de seguir el ejemplo de otras iglesias, y la simplicidad y humildad son casi desconocidas. Jóvenes ministros que desean ser originales introducen nuevas ideas y nuevos planes para la labor. Ellos abren reuniones de reavivamiento y hacen llegar a muchos a la iglesia. Pero cuándo la excitación ha terminado, ¿dónde están los convertidos? El arrepentimiento por el pecado no se siente. Se le suplica al pecador a creer en Cristo y aceptarlo, sin ninguna consideración por su vida pasada de pecado y rebelión, y el corazón no está quebrantado. No hay ninguna contrición de alma. Los profesos conversos no han caído sobre la Ropca que es Cristo Jesús " (Signs of the Times, Dic. 27, 1889).

En los inicios de nuestra historia, luego del chasco, la Sra. White advirtió a nuestros miembros para no buscar "nueva luz" ni siquiera en las denominaciones que tenían sus raíces en el movimiento Adventista pero que no habían aceptado la verdad progresiva : "Los diferentes grupos de quienes profesan ser creyentes adventistas tienen cada uno un poco de la verdad, pero Dios dió todas estas verdades a sus hijos que están recibiendo preparación para el día de Dios. También les ha dado verdades que ninguno de aquellos grupos conoce, ni quiere comprender. Las cosas que están selladas para ellos, el Señor las abrió ante aquellos que quieran ver y estén dispuestos a comprender. Si Dios tiene alguna nueva luz que comunicar, permitirá que sus escogidos y amados la comprendan, sin necesidad de que su mente sea iluminada oyendo a aquellos que están en tinieblas y error". (Primeros Escritos, pag. 124, énfasis del autor).

Ella continuó: "Me fueron mostrados aquellos que creen poseer el último mensaje de misericordia y la necesidad que tienen de estar separados de los que están bebiendo diariamente nuevos errores. Vi que ni los jóvenes ni los ancianos debían asistir a sus reuniones; porque es malo alentarlos así mientras enseñan el error que es veneno mortal para el alma, y mientras presentan como doctrinas los mandamientos de los hombres. La influencia de tales reuniones no es buena. Si Dios nos ha librado de tales tinieblas y error, debemos destacarnos firmemente en la libertad con que nos emancipó y regocijarnos en la verdad. Dios siente desagrado hacia nosotros cuando vamos a escuchar el error, sin estar obligados a ir. " (Ibid., pp. 124, 125, énfasis del autor).

A pesar de estas advertencias, un número creciente de nuestros miembros y líderes "no ve nada malo" con los trucos del evangelio de hoy. Nosotros estamos adoptando y promoviendo activamente estos métodos de entretenimiento mundanos para nuestro propio culto y servicios evangelisticos. Lamentablemente, aquéllos que levantan inquietudes son caratulados como "ultraconservadores. " ¿Por qué es esto así?

Por qué "no vemos nada malo"

Es cierto, muchos dentro de nuestras líneas que están acudiendo a los variados tipos de trucos del evangelio--música cristiana rock, payasos evangélicos, cafés evangélicos, magos del evangelio, etc.--sinceramente desean ver una renovación espiritual en la iglesia y desean atraer nuevas almas a Cristo. Muchos que defienden tales cosas están persuadidos que Dios usará estas formas modificadas de entretenimiento provenientes de otras iglesias para ganar y retener a los jóvenes en nuestra propia iglesia. Sin juzgar sus motivos y sinceridad, me gustaría sugerir algunas otras razones por qué algunos de nosotros no vemos nada malo en estas innovaciones contemporáneas.

1. La desesperación

Hay algunos de nosotros cuyo testimonio y ejemplo como padres y maestros ha sido poco convincente para nuestros jóvenes. Los jóvenes han observado que mientras nosotros afirmamos correctamente "la Biblia y sólo la Biblia", muchos de nosotros no tenemos una experiencia viviente con el Autor divino de la Biblia. El bautismo parece más una ceremonia de graduación que el comienzo de una nueva vida en Cristo. Nuestra identidad como la iglesia del "remanente" de Dios nos hace satisfechos de nosotros mismos en lugar de inspirarnos a cumplir nuestra misión divina para el mundo. Afirmamos repetidamente que "nosotros tenemos la verdad", pero muy a menudo la verdad no nos tiene. Nuestra predicación, enseñanza y evangelización puede henchir la mente con información sin provocar la profunda búsqueda del alma y humildad de corazón que produce transformación del carácter. Nuestras posiciones éticas en los temas sociales reflejan las preocupaciones pragmáticas mas bien que fidelidad a la Escritura. Y en lugar de que nuestra adoración sea reverentemente vibrante, tiende a ser más bien embotada y estéril o emocional y superficial.

Habiendo observado las inconsistencias expresadas anteriormente y las hipocresías, muchos de nuestros jóvenes están inquietos por cortar todos los lazos con lo que ellos perciben como una fe hipócrita. Sus padres y maestros, en la franca desesperación por mantenerlos dentro, animan cada novedad mundana, aun cuando signifique importar "música cristiana rock", "payasos evangélicos ", o "magos del evangelio" en la iglesia.

Aunque algunos de nosotros que encajan en esta descripción pueda darse cuenta que estas nuevas formas de culto y alcanzar a otros son incompatibles con el cristianismo bíblico, nos encontramos incapaces de oponernos a los métodos porque, de hecho, compartimos los mismos valores mundanos y no hacemos prácticamente nada para el Señor. Por otro lado, nuestros niños y estudiantes quieren ser activos en la iglesia. Pero la única manera que ellos conocen de estar activos es a través de distintas formas de idolatría mundana.

2. Débiles Líderes de la Iglesia .

Desgraciadamente, algunos de nosotros, pastores y líderes de la iglesia, a veces son culpables por la introducción de trucos del evangelio en la iglesia. Aparecemos colocando la popularidad, la seguridad del trabajo, las posiciones, y la ilusión de éxito externo sobre nuestro deber para con el Pastor . Parece que temiéramos que al tomar una posición contra estas formas de mundanalidad en nuestras iglesias, crearíamos enemigos y amenazaríamos el apoyo que tenemos en nuestros distritos.

En algunos casos, hemos hecho menos de lo que podríamos haber hecho para llevar a nuestras congregaciones en la dirección del reavivamiento y evangelización significativa. Nosotros raramente predicamos mensajes basados en la Biblia. Con una nebulosa predicación y enseñanzas paralizadas por la incertidumbre, nuestras iglesias están muriendo. Por consiguiente, cuando algo errado aparece en el nombre de la evangelización e innovación del culto, nosotros ya hemos perdido nuestro derecho moral para desafiarlo. Encontramos más fácil saltar al carro de lo que es nuevo en lugar de aferrarnos valientemente a lo que es verdadero.

3. La negación de la Fe.

Otra razón por qué no podemos ver nada malo con los trucos del evangelio es que algunos de nosotros hemos abrazado la alta crítica. Por consiguiente nosotros realmente no creemos en la eficacia de la Palabra de Dios para atraer las almas a Cristo y guardarlos en la fe. Nosotros tampoco creemos que la nuestra es la iglesia del tiempo del fin de las profecías bíblicas a que otras fes deben venir por la verdad. A aquellos de nosotros con este punto de vista, nuestra iglesia no es el remanente, sino sólo "parte del remanente." Aunque podamos aceptar algunos aspectos de nuestra fe, como el Sábado y nuestros principios de salud, en la honestidad de nuestros corazones nosotros no vemos la singularidad de nuestro mensaje, lo distintivo de nuestra identidad, la dimensión del tiempo del fin de nuestra esperanza, y la urgencia de nuestra misión.

La integridad ética sugiere que si nosotros hemos perdido la fe y las certezas de nuestros pioneros y no podemos recobrarlas, debiéramos renunciar a nuestros empleos denominacionales. Pero no todos nosotros tenemos el valor para hacerlo. (Algunos sólo anuncian sus puntos de vista después de la jubilación). Así que, en nuestro deseo de desprendernos de las etiquetas de ser un "culto" y una "secta" que se han usado a menudo para caracterizar a los Adventistas del Séptimo día, nosotros activamente importamos los trucos del evangelio tanto del mundo secular como de otras religiones e iglesias.

4. Falta de Conversión.

Hay otra razón por la que algunos de nosotros que defienden los trucos del evangelio no ven nada malo con ellos. Quizás, algo desconocido incluso para nosotros, nunca nos hemos convertido totalmente. Nuestros gustos y afectos todavía están en el mundo. Somos honestos cuando decimos que no vemos nada malo con estas innovaciones bíblicamente cuestionables. Esto es porque las cosas espirituales se disciernen espiritualmente.

Así cuando los santuarios que fueron dedicados a la adoración de un Dios santo se transforman en salas de conferencias para rendir culto al dios de la entretención, nosotros no vemos nada errado. Nosotros podemos felicitarnos por haber propuesto finalmente "un programa contemporáneo de la iglesia que satisface las necesidades de nuestra generación" . Nosotros no comprendemos que el Dios de este mundo nos ha deslumbrado (vea 2 Cor 4:4). Sin una verdadera conversión, no hay ninguna esperanza de cambiar nuestras mentes en contra del uso de métodos mundanos en el culto o la evangelización.

¿Entretenimiento mundano para comunicar el Evangelio?

Se sugiere a menudo que antes de que nosotros podamos alcanzar el mundo con el evangelio, tenemos que emplear los métodos del mundo para proclamar la verdad de Cristo. Pero este razonamiento es indefendible al menos por dos razones importantes: (1) los métodos mundanos trivializan el mensaje; (2) los métodos mundanos son contrarios a la enseñanza bíblica.

1. Trivializando el Mensaje.

Aun cuando nosotros estamos realmente proclamando el evangelio eterno , nosotros trivializamos y abaratamos la importancia del mensaje cuando adoptamos los métodos de entretenimiento del mundo para comunicar la verdad. Entretenimiento es entretenimiento y generalmente no se toma en serio por el público como un vehículo para proclamar los mensajes importantes. Si nosotros adoptamos los elementos del entretenimiento como la música rock, drama, payasos, títeres, y magos, nuestro mensaje no hará ninguna demanda moral real en los oidores.

Si fuese cierto que la música rock (enmascarada como música de la alabanza y danza de la alabanza) es el medio más eficaz para alcanzar a las personas jóvenes hoy, ¿por qué es que los profesores de matemática y profesores de química no hacen escuchar en sus clases el ritmo pesado y la música que hace oscilar las caderas? ¿Por qué los políticos no emplean a payasos e ilusionistas para presentar sus mensajes políticos?

El sentido común nos dice que éstas formas de entretenimiento no son los métodos más creíbles para comunicar mensajes serios. Un médico, al encontrarse con un paciente aprehensivo, no se vista como un payaso para decirle a su paciente que ella tiene cáncer. Si un doctor que quiere ser tomado en serio no acude a este tipo de frivolidad, ¿no es una tontería anunciar el mensaje de Dios de advertencia y juicio a un mundo agonizante acudiendo a la entretención?

Jesús no usó los trucos de la entretención para proclame su Sermón de la Montaña. En el día de Pentecostés, Pedro no preparó un juego de tambores o le pidió a María que dirigiera una danza de alabanza para anunciar la resurrección de Jesús y Su entronización en el cielo. Y Pablo no persuadió a las personas en el Areòpago usando a magos del evangelio.

Nosotros nos engañamos a nosotros mismos si creemos que los tambores, las luces de la discoteca, los trajes, las ilusiones, y los ruidos fuertes son capaces de representar la santidad infinita y misericordia de Dios a una generación perdida. Aquellos de nosotros que acuden a estos trucos mundanos sólo pueden hacerlo pues servimos a un dios diferente de Aquel que los apóstoles adoraron.

El apóstol Pablo es claro en señalar que el método preeminente de proclamar la verdad espiritual es por la palabra hablada. "Agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.... Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres " (1 Cor 1:21, 25).

2. Contrarios a la Escritura

Es un error nuestro pensar que el mundo abrazará nuestro mensaje cuando usemos los métodos mundanos. El Nuevo Testamento nos dice que cuando Cristo vino al mundo, "el mundo no lo conoció (Juan 1:10), porque Él no era de este mundo" (Juan 8:23). ¿Qué nos hace creer que nosotros podemos tener éxito dónde Cristo falló?

El propio Jesús mencionó que los cristianos "no son del mundo, así como yo no soy de él" (Juan 17:16; cf. vv. 9, 14). Él declaró enfáticamente que las obras de este mundo son malas (Juan 7:7). Él dijo que los verdaderos creyentes no son del mundo y oró para que ellos pudiesen mantenerse alejados de sus malos caminos (Juan 17:14, 15). Porque el Espíritu de Dios permanece en contra del espíritu del mundo (1 Cor 2:12), el evangelio no debe presentarse de tal una forma tal que se acople con las normas del mundo. "No os conforméis a este siglo, sin o transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta " (Rom 12:2).

Los apóstoles también enseñaron que "la amistad con el mundo es enemistad hacia Dios" (Stgo 4:4) y que el mundo "contamina" al creyente ( cf. 1:27). Por consiguiente, se insta a los cristianos:"No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre o está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo " (1 Juan 2:15-16).

Nosotros nos apartamos de la enseñanza bíblica cuando pensamos que la hoy en día asì llamada música cristiana rock, los payasos evangélicos, los magos del evangelio, y otras formas de entretenimiento evangélico pueden ser legítimamente utilizados para comunicar la verdad espiritual. Las Escrituras enseñan que el mundo está en lo suyo, "sin esperanza y sin Dios" (Efes 2:12). Por consiguiente, en lugar de pedir prestado los métodos mundanos para alcanzar el mundo, los cristianos son enviados al frente como el apóstol Pablo, "para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios " (Hechos 26:18).

¿Evangelización del cebo y el anzuelo?

Se sugiere a menudo que debido a que la mayoría de las personas - especialmente los jóvenes--no quieren escuchar el evangelio, nosotros tenemos que "cebarlos" con entretenimiento evangélico y trucos. Una vez que nosotros los hayamos atraído por estos métodos contemporáneos, entonces podemos "clavarles el anzuelo" con el verdadero mensaje. El texto de prueba para justificar el uso de métodos mundanos para localizar a las personas es la declaración de Pablo:

"Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos....A los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley... para ganar a los que están sin ley... Me he hecho débil a los débiles par ganar a los débiles ... A todos me he hecho de todo para que de todos modos salve a algunos " (1 Cor 9:20-22). Así, algunos arguyen, nosotros debemos emplear cualquier cosa que a las personas les guste oir para conseguir que escuchen el evangelio.

Pero el contexto del pasaje revela que Pablo estaba hablando sobre predicar (vea v. 16.), no sobre el uso de métodos mundanos de evangelización. El apóstol declaró que en su predicación y testimonio siempre vestía su mensaje para satisfacer el nivel de comprensión de sus oidores. En otros términos, él siempre habló apropiadamente. Por consiguiente 1 Corintios 9 no enseña que Pablo empleó o animó el método del "cebo y el anzuelo" para la evangelización. Al contrario, él persuadió a las personas de la Palabra de Dios utilizando la predicación como su método.

Es más, a la iglesia de Dios del tiempo del fin se le ha confiado divinamente con el evangelio eterno. Esta mayordomía es un gran privilegio. Pero también es una responsabilidad solemne. Porque "se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel " (1 Cor 4:2). La fidelidad a que la iglesia ha sido llamada nos compele a preservar la integridad del mensaje preservando el método que empleamos para comunicarlo.

El apóstol Pablo nos insta por lo consiguiente a que no intentemos "cazar" a las personas con el "cebo" de la entretención para que podamos luego "clavarles el anzuelo" del evangelio. Él escribe: "Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, sino que según fuimos aprobados por Dos para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones. Porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia, Dios es testigo " (1 Tes 2:3-5).

Note los siguiente dos hechos de este pasaje. Primero, la palabra griega traducida "engaño" (plané) significa error. El tema final de cualquier asunto siempre debe ser la verdad. "El Evangelio o es verdad o no lo es. Pablo fija su vida entera en la verdad del Evangelio. Hay una tendencia en nuestros días de juzgar los valores por la norma errada. `¿ Funciona? ' se pregunta a menudo más de `¿ Es verdad? ' La prueba de la validez del Evangelio es la verdad . El peligro en predicar para atraer a un público es obvio. También se disfraza prontamente para proporcionar soluciones que funcionen en lugar de verdades que deben ser confrontadas. La prueba ácida para cada sermón o clase bíblica debe ser: ¿Es verdad? Si Cristo se presenta [meramente] como un medio por el que nosotros podemos tener éxito, ser felices, o cualquier otra cosa , nosotros estamos traicionando el Evangelio de Dios. Somos culpables de engaño y error aunque nosotros podemos tener éxito en atraer seguidores". (1)

Segundo, la palabra griega dolos , traducida "engaño" en 1 Tesalonicenses 2:3, significa "ardid" o "cebo" (o "treta", "sutileza", o "señuelo"). No hay lugar para tretas o manipulación en la evangelización. Así la versión NIV traduce el pasaje como: "Porque nuestra exhortación no procedió de error o motivos impuros, ni estamos tratando de engañaros" (énfasis del autor).

Nosotros no debemos emplear el "engaño" en la proclamación del evangelio. Nuestro mensaje debe determinar el método. Pablo nos dice en 1 Corintios 1 que cuando los judíos quisieron ver milagros y los griegos desearon oír sabiduría mundana, él se negó a inclinarse ante sus gustos y deseos porque Dios le había ordenado que predicara el evangelio. La predicación eficaz siempre es el método bíblico preferido para proclamar el evangelio.

Alentando el involucramiento de la juventud

A veces oímos que el uso de estos métodos contemporáneos de entretenimiento son la única manera de involucrar a las personas jóvenes en la vida de la iglesia. Los defensores arguyen que porque los jóvenes tienen muchos talentos maravillosos y habilidades, la iglesia debe darles "un pedazo del pastel"--tal como se hizo por nuestros jóvenes pioneros Adventistas. Ellos van más allá diciendo que al no permitírseles emplear sus dones únicos en el culto y actividades de la iglesia en alcanzar a otros hace que los jóvenes pierdan interés en la iglesia.

Este argumento no es completamente exacto, ni es bíblico. Es verdad que muchos de nuestros pioneros Adventista fueron personas jóvenes . Por ejemplo, Jaime White empezó a predicar a los 23 y Elena G.de White estaba relatando sus visiones públicamente a los 17. J. N. Andrews celebró reuniones evangelisticas a la edad de 21, y a los 24 había publicado 35 artículos. Uriah Smith llegó a ser editor de la Revista Adventista (en inglés) a la edad de 23, después de haber escrito un poema de 35,000-palabras "La admonitora voz del tiempo y la profecía" que la Revista Adventista había publicado por capítulos el año anterior. Lo que hace diferentes a esos pioneros juveniles de muchos de los jóvenes de hoy es que ellos estaban convertidos y eran estudiosos estudiantes de la Biblia. Como tales, ellos no se prestarían a usar métodos de entretenimiento mundanos en el servicio del Señor.

Muchas de las personas jóvenes de hoy tienen dones especiales y habilidades. Pero el don de ejecutar ciertas funciones necesariamente no significa que esas habilidades deben emplearse en el culto espiritual o en alcanzar a otros. El hecho que una persona puede tocar un juego de tambores, o bailar, o incluso realizar ilusiones mágicas y acrobacias no significa que nosotros necesitamos el rock evangélico, la danza evangélica, magos del evangelio o acróbatas del evangelio en la iglesia. Si éste fuera el caso, nosotros tendríamos que insistir que los futbolistas del evangelio y los jugadores de béisbol de evangelio debieran usar sus dones especiales durante los servicios del culto. Más bien, nosotros debemos ver de animar a las personas jóvenes que están verdaderamente convertidas para usar sus dones de la manera apropiada al culto de adoración al Dios Santo, no poniéndolos en posiciones que los expongan demasiado temprano a los peligros del orgullo espiritual y arrogancia (vea 1 Tim 3:6).

La locura de la predicación, no la predicación de locuras

La proclamación clara de la Palabra de Dios siempre ha sido el método más eficaz de comunicar la verdad de Dios. Debido a que este método era contrario a los trucos del evangelio de sus días, el apóstol Pablo se refirió a él como "la locura de la predicación ". El evangelista Adventista Carlyle B. Haynes ha ilustrado oportunamente la diferencia entre predicar centrado en la Palabra de Dios y predicar usando el método mundano.

Los trucos del evangelio

Hablando a jóvenes ministros varias décadas atrás, Haynes escribió:

"En cierta ocasión asistí a una reunión dirigida por un evangelista Adventista muy conocido que había logrado una reputación excelente, y a quien muchos ministros más jóvenes estaban consultando por sugerencias para mejorar su trabajo. Algunos estaban copiando diligentemente la forma de presentar el mensaje que tenía este hombre. Yo había estado fuera del país durante cinco años en el campo misionero. Me llegaron informes con respecto a este hombre que se veía como un ganador exitoso de almas. Sus métodos, que eran ciertamente innovaciones entre nosotros, eran tema de mucha discusión.

"Yo estaba ávido de conseguir una visión de primera mano de este hombre y sus técnicas. Mis actividades me trajeron a la ciudad dónde él estaba dirigiendo una campaña evangelistica, y yo hice planes para oírlo y observarlo en acción. Entremezclado con el gran número de personas que llegaban a las reuniones, me senté en el medio del auditorio dónde yo podría ver y oír sin dificultad.

"El tabernáculo estaba bien iluminado y decorado . . . En las vigas sobre la plataforma se colgaron muchas luces, y en cada lado de la plataforma dos reflectores se centraron en el predicador.

"Había música, mucha música--instrumental, vocal, coral, solo, dúos, cuartetos, y dos nenes pequeños que cantaron unos entretenidos versos lo que trajo una ronda de risa y uno o dos aplausos. Entonces tocò el turno a un impresionante canto tema, que muchos parecían conocer y que yo nunca había oído. Al término, el predicador entró en silencio.

"Él atrajo la atención de todos, incluyendo la mía. Yo realmente no estaba preparado para esto. Él no tuvo problemas para captar la atención. Todo se había hecho al parecer con eso en mente. Él estaba vestido de blanco total, corbata blanca, calcetines blancos, zapatos blancos. Incluso la Biblia que él llevó estaba empastada en blanco. Una mujer a mis espaldas exclamó sin aliento a su compañero, ` ¿No es una dulzura (hermoso)? ' y yo tuve que estar de acuerdo. Lo era en verdad. Desde ese primer momento él fue el foco de atracción. Nadie podría oír, ver, o pensar en nada más sino en la "dulzura" de un predicador. Sus palabras eran poco notorias, sin embargo nadie quitó sus ojos del orador, y todas las cabezas giraron alrededor con él cuando estaba de pie o se movía en la luz intensa de los reflectores. . . .

"Yo no escuché, pero ciertamente miré. Yo no podría ayudar en lo que veìa. Fue una actuación impresionante. Qué dijo, yo no sé; pero puedo recordar todo lo que él hizo mientras se movía hábilmente sobre la plataforma. . . .

"De regreso a mi cuarto del hotel, intenté recordar lo que él pudiese haber leído de la Biblia. No podría recordar que hubiese abierto esa hermosa y blanca Biblia en absoluto. En tanto estoy seguro que él debe haber hecho aquello, yo no lo noté. La última cosa que recuerdo haber atravesado mi mente antes de que me hundiera en el letargo fue, ` Él es ciertamente una "dulzura." '

"Viajando por el país durante algunos meses después de eso, me encontré con un número considerable de trajes blancos y reflectores. Aparecieron por todas partes como una epidemia. La imitación hizo su parte, como las epidemias lo hacen, y entonces disminuyó --eso espero.

"Yo sólo menciono el incidente porque deseo contrastarlo con otra experiencia que ocurrió mientras era pastor en la Ciudad de Nueva York. Durante varios años había oído hablar del ministerio de un gran expositor británico, George Campbell Morgan, pastor de la Capilla de Westminster de Londres. Él había estado haciendo viajes anuales a América para dar conferencias de la Biblia, pero yo no lo había escuchado. Sin embargo, había leído todos sus libros. . . . "

La predicación bíblica

Haynes continuó su consejo a los ministros:

"Al saber que Morgan estaba viniendo a la Ciudad de Nueva York para dirigir una serie estudios de dos semana en la Iglesia presbiteriana de la Quinta Avenida, yo estaba encantado con la perspectiva de oír a este gran predicador y arreglé mis compromisos para poder asistir a estas reuniones nocturnas sin interrupción. Empezarían en una noche de lunes que yo pensé era una mala noche para empezar.

"Yo llegué a la iglesia una media hora antes que la reunión empezara. Sabiendo que la iglesia acomodaba 2,500 fácilmente, no tenía cuidado de encontrar un asiento. Pero yo estaba equivocado; los asientos estaban todos ocupados. Los acomodadores me dirigieron a la galería, y afortunadamente quedaba un asiento allí. Con un suspiro de alivio me senté, sorprendido grandemente de que 2,500 personas estuviesen allí en una noche de lunes.

"El pastor y el Dr. Morgan subieron silenciosamente a la plataforma y se sentaron. La congregación cantó un antiguo viejo, y mientras cantábamos yo miraba directamente al famoso predicador. Nunca había visto a un hombre menos prepotente en el púlpito. Él era alto, larguirucho, torpe, y pensé que podría oír sacudir sus huesos si no hubiese sido por el ruido de la audiencia. Su ropa era sencilla, y no había nada sobresaliente en él.

"Después de la oración del pastor y una simple introducción, el Dr. Morgan caminó al púlpito, abrió la Biblia--no era blanca--y en una voz agradable, pero completamente sin efecto dramático, leyó el pasaje de la Escritura e inmediatamente empezó a explicarlo. Yo me alegro de haberlo examinado antes de que él empezara a hablar, porque nunca me fije en él de nuevo durante toda la hora. En cambio, yo estaba absolutamente absorto y extasiado en los significados que él estaba sacando de los tesoros de la Palabra de Dios. Fue una de las horas más emocionantes de mi vida. Yo nunca había experimentado algo así antes. Y se repitió todas las noches durante dos semanas.

"El Dr. Morgan no tenía ninguna gracia en sus gestos, ninguna forma espectacular de predicar, y ninguna elocuencia en el sentido usual. Él no usó ningún mapa, pizarra, cuadros, pantalla, o artificio de algún tipo. Nada en su charla, movimientos, vestido, o actitudes llamaron la atención hacia él o desviaron la atención de la Biblia. Su tremendo poder estaba en lo que él hizo con y por la Palabra de Dios.

"Yo estaba en otro mundo en cinco minutos, no debido a alguna alocución o habilidad oratoria. Él habló mas bien en forma casual y en un tono conversacional, leyendo con profunda reverencia e impresionante sentimiento el pasaje que iba a explorar. Me olvidé de las personas que me rodeaban, me olvidé de la iglesia, me olvidé del portavoz, me olvidé de todas las maravillas del mundo en que a las que conocía. . . .

"Me fui a casa deslumbrado con la maravilla de la efectividad de la Biblia sola como la fuente de la predicación grandiosa. . . .

"Yo quiero impresionarle a usted de que tal predicación está totalmente dentro del alcance de cada uno de ustedes, la más poderosa que cualquier hombre pueda usar en la vida. Deseche sus accesorios, deseche sus artificios y dibujos, discontinue sus shows y dramas breves, deje de confiar en los entretenimientos y despliegues teatrales, y vuelva de nuevo a la exposición simple, llana, y poderosa de la Palabra.

"Cuando volví a casa aquella noche después del primer estudio del Dr. Morgan, la oración que estalló desde mi corazón profundamente conmovido fue, 'Oh Dios, hazme un predicador de Tu divina Palabra, y ayúdame a no confiar nunca en nada más.' "2

Ésta pueda ser nuestra oración, también.

*Samuel Koranteng-Pipim, Ph.D. Nacido en Ghana vive actualmente en Ann Arbor, Michigan. Actualmente es el Director de los Ministerios Públicos del campus de la Universidad de Michigan, donde tambien enseña cursos Etica y Teología. Temas que ministra a los estudiantes, a la facultad, y al personal de dicha universidad y de universidades alrededor del mundo. Él es también el autor de varios libros, un conferenciante internacional reconocido donde vuelca tambien sus experiencias tambien en la ingenieria y la teología sistemática. puede tener mas informacion sobre su trabajo en la web de su ministerio, Dr. Pipim.

Notas 1. Gary W. Demarest, The Communicator's Commentary Series, Volume 9, 1 y 2 Tesalonicenses, 1 y 2 Timoteo, Tito (Waco, Texas,: Word Books, 1984), pág. 54.
2. Carlyle B. Haynes, Carlylye B.Haynes speaks to young ministres (Carlyle B. Haynes habla a jóvenes ministros) (Nashville, Tenn.: Southern Publising Association, 1968), pp. 31-36.

4 comentarios:

  1. Interesante, muy interesante, pero...

    ResponderEliminar
  2. Cito textualmente:

    "la pregunta es si nuestros ministros debieran mirar a otras iglesias por nueva luz. Dada nuestra propia comprensión de ser los depositarios de la verdad divina de los últimos días, ¿necesitamos ir a iglesias que todavía están viviendo en la oscuridad espiritual para descubrir nueva luz o verdad adicional de ellos? Si esas iglesias representan
    "Babilonia", y si es verdad que "Babilonia ha caído"
    ¿cómo nosotros podemos convocar a nuestros hermanos y hermanas que estàn en "Babilonia" a "salid de ella, pueblo Mio " (Apocalipsis 18:4), cuándo nosotros estamos volviéndonos ahora a "Babilonia" para recibir instrucción de ella? "

    Comento:
    Que yo sepa no estamos buscando nuevas verdades o doctrinas... Eso sí, en un lugar de España sé que se invitó a un par de predicadores que en sus charlas imitaron a Dante Gebel. Es más, un hermano grabó las charlas, y luego consiguió un monólogo de Dante Gebel idéntico, palabra por palabra. Eso a mí sí que me parece horrendo.

    Cito:
    " A pesar de estas advertencias, un número creciente de nuestros miembros y líderes "no ve nada malo" con los trucos del evangelio de hoy. Nosotros estamos adoptando y promoviendo activamente estos métodos de entretenimiento mundanos para nuestro propio culto y servicios evangelisticos. Lamentablemente, aquéllos que levantan inquietudes son caratulados como "ultraconservadores. " ¿Por qué es esto así? "

    Comento:
    Las citas del Espíritu de profecía utilizadas para apoyar este último párrafo no tienen nada que ver con el "método", sino con el contenido (beber de cisternas rotas). No obstante, estoy completamente de acuerdo en que no debemos buscar el sensacionalismo para predicar. El Mensaje debe brillar con luz propia. Si se trata de hacer "magia cristiana", me parece poco adecuado que toda la semana de oración se base en eso. No creo que haya problema en usar una ilustración clave en el sermón (y no siempre), pues entonces, habrá que dejar de usar el típico "truco" de la botella de bitter kas y la lejía, u otras ilustraciones como la sal en el agua y la bombilla que se enciende, etc.

    Cito:
    "música cristiana rock", "payasos evangélicos ", o "magos del evangelio"

    Comento:
    Todo tiene su lugar, y desde luego, hay cosas que creo están fuera del momento del culto divino, como las de arriba.

    No seguiré con el repaso, pero para concluir diré que en la década de los 60, algunos pastores predicaban que la Televisión es el trono de Satanás en los hogares, y debo añadir que no les faltaba razón, mucho menos en esta época. Pero eso ¿quiere decir que no debemos usar la TV para predicar? Pues ahí está 3abn, Nuevo Tiempo, Vocea Sperantei, y un largo etcétera. Internet, casi toda la navegación que se hace en internet y lo que más dinero mueve es la pornografía, ¿debemos dejar de usar Internet para predicar?

    Cito:
    " Se sugiere a menudo que antes de que nosotros podamos alcanzar el mundo con el evangelio, tenemos que emplear los métodos del mundo para proclamar la verdad de Cristo. Pero este razonamiento es indefendible al menos por dos razones importantes: (1) los métodos mundanos trivializan el mensaje; (2) los métodos mundanos son contrarios a la enseñanza bíblica. "

    Comento:
    Depende... Pablo utilizó el "dios no conocido" del templo griego... Ahora, eso sí, estoy completamente de acuerdo en que una campaña de evangelismo no tiene que ser ni parecer un Show. La gente debe acudir a Cristo de forma cabal, entendiendo el mensaje. De lo contrario, ya veremos cuántos quedan después de que sobrevenga una prueba.

    Cito:
    "la palabra griega dolos , traducida "engaño" en 1 Tesalonicenses 2:3, significa "ardid" o "cebo" (o "treta", "sutileza", o "señuelo"). No hay lugar para tretas o manipulación en la evangelización. Así la versión NIV traduce el pasaje como: "Porque nuestra exhortación no procedió de error o motivos impuros, ni estamos tratando de engañaros" "

    Comento:
    Completamente de acuerdo, y me sumo a las críticas de Pipim, siempre andamos engañando a la gente y forzando visitas a hogares con los planes de 5 días y con las "Expos".

    Encuentro una incongruencia en el texto de Pipim, por eso debemos ser cautos en la argumentación y buscar una crítica constructiva. En un momento comenta sobre un evangelista ADVENTISTA vestido completamente de blanco, y hace una crítica con poca solidez (no recuerdo de qué habló... pero que era muy "dulce"). Concuerdo en que no es lo adecuado, pero sería mejor utilizar otros argumentos, como qué es lo que dijo...

    Después de haber hablado durante párrafos de que no debemos buscar en las iglesias de "Babilonia", no debemos "beber de cisternas rotas" y justificar con eso otras cuestiones, va y alaba a un predicador presbiteriano como ejemplo a seguir... Cito:

    " "Al saber que Morgan estaba viniendo a la Ciudad de Nueva York para dirigir una serie estudios de dos semana en la Iglesia presbiteriana de la Quinta Avenida, yo estaba encantado con la perspectiva de oír a este gran predicador y arreglé mis compromisos para poder asistir a estas reuniones nocturnas sin interrupción...Nunca había visto a un hombre menos prepotente en el púlpito. Él era alto, larguirucho, torpe, y pensé que podría oír sacudir sus huesos si no hubiese sido por el ruido de la audiencia. Su ropa era sencilla, y no había nada sobresaliente en él... En cambio, yo estaba absolutamente absorto y extasiado en los significados que él estaba sacando de los tesoros de la Palabra de Dios. Fue una de las horas más emocionantes de mi vida. Yo nunca había experimentado algo así antes. Y se repitió todas las noches durante dos semanas."

    Comento:
    Pues nada, viva la incongruencia argumentativa. Qué lástima que este tipo de artículos vayan por ahí pululando y, en definitiva, polarizando la iglesia. Sí, comparto lo expuesto, aunque creo que una buena ilustración de vez en cuando es más que adecuada. Lo que no me parece bien es hacer todo el programa a base de "entremeses" y dejar el plato fuerte fuera del menú, como dice Pipim. Pero esas faltas de rigor argumentativo, dejan entrever un esfuerzo más emotivo que racional y argumentativo basado en la Biblia y el Espíritu de Profecía, que por cierto, en las citas referidas se habla de doctrina, y no de método (aunque, repito, estoy de acuerdo con el artículo al 95%).

    "Escudriñadlo todo, y retened lo bueno".

    ResponderEliminar
  3. Tengo 21 años en el evangelio y en la iglesia adventista, y me he dado cuenta de una sola cosa SOLO DIOS TIENE EL CONTROL DE TODO. con teologías, con semirarios, con congresos, eso es bueno y eso sirve. Pero si no hay un poder, un fuego, una gracia y una uncion como pueblo de DIOS nunca vamos a tener resultados.
    Considero a Dante Gebel, un ungido de dios, él como muchos evangelistas NO ADVENTISTAS necesitan llegar al conocimiento completo del evangelio. y son muchos los que señalan, apuntan con el dedo y acusan, causando lo que nuestro señor JESUCRISTO no envió a que hicieramos, crear pleitos y divisiones.
    Respecto de la musica ROCK CRISTIANO considero que es una musica que inicialmente se creo para maldecir, para injuriar y para adorar al diablo, entre otros. Pero actualmente el señor esta realizando una obra tremenda con esa musica, y hoy DIOS la está utilizando para bendecir, predicar la verdad de la palabra y para adorar al unico digno de gloria: NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.
    son muchos los que la critican, inclusive en la iglesia adventista; bajo preconceptos que no tienen ningun fundamento biblico. sino bajo fundamentos de un fanatismo absurdo y ridiculo que nunca nos llevó a nada.
    solo se que DIOS, en un dia no muy lejano, va a levantar a la iglesia y mover todos esos escollos que no hacen mas que entorpecer la obra de nuestro señor JESUS en esta tierra.
    Dios permita que como hijos de él entendamos el llamado y la mision que tenemos para esta generación, deben realizarse ahora.
    BENDICIONES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el punto de vista adventista, de nuestra herencia de nuestros pioneros, ni aun en los alrededores de un conservatorio musical, existe el llamdo ROCK CRISTIANO. eso es una farza y solo un iletrado y falto de estudios en musica podria opinar. Me da pena saber que hay algunos quye comentan el articulo del pipim sin conocer bien los conceptos. No digo con esto que pipim tenga larazon en todo lo que dice. Pero debo recalcar que tenemos una herencia bien clara de nuestros estilos en la adoracion correcta. Tenemos un camino claro que ya fue recorrido por muchos predecesores nuestros. Tenemos la Biblia como fundamento de nuestros conceptos. No opinen si no saben nada del asunto. Agradezco a pipim por sus comentarios aun cuandso muchos se crean sabios al opinar sobre asuntos espirituales. Esos que se hacen llamar cantantes muchas veces son solo actores en un estrado. Solo pido a Dios que elorgullo y otras cosas como la supiuesta "fama religiosa" no los cambie. Por favor entiendan, no existe ROCK CRISTIANO que edifique. Si a ti te gusta pues bien escuchala. Si dante gebel es para ti un ungido okkk, no te discuto. Sigue tus conceptos pero recuerda que antes que tus conceptos esta la Palabra de Dios. leela mas y deja que Dios te hable luego. Ser espiritual no quiere decir escuchar u oir musica o sermones. significa compartir tu fe dela manera en que cristo lo hizo. Tu, ¿a cuantos das estudios biblicos? ¿por quien oras cada mañana? ¿Conoces bien la Palabra de Dios?. Espero que nos seas un HOMO VIDENS como dice Giovanni Sartori. No te dejes guiar por lo que ves y oyes. Evalua, analiza, REflexiona y luego enseña con base, no con necedad. Que Dios bendiga la iglesia adventista del septimo Dia. Ahhh y Dios no va a levantar la iglesia. la iglesia recuerden que es militante, aun no es triunfante. no vengan con terminos inadecuados para la iglesia.

      Eliminar