viernes, 31 de octubre de 2008

ORAD CON ACCION DE GRACIAS. Por Alejandro Bullón

Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Filipenses 4:6.

Hope Mac Donald, en su libro Enséñanos a orar, cuenta que una noche, cuando sus hijos Tomás y Daniel eran pequeños, estaba orando con ellos, arrodillados cerca de la cama. Tom hacía la última oración y ya había empleado más de cinco minutos agradeciéndole a Jesús por todas las cosas que se podía acordar. Había citado a toda la familia y a los parientes próximos y distantes. Le había agradecido al Señor por todos los amigos que tenía en la escuela, nombre por nombre; por todas las flores y árboles, por el Sol, la lluvia, la Luna, las estrellas y todo lo que existe en la naturaleza. Después de agradecerle a Dios por todas las personas del mundo, paró, se dio vuelta hacia el padre y dijo: "¿Qué más debo decir, papá?" Y antes de que el padre pudiese responder, su hermano replicó en un rapto de inspiración: "¿Qué tal si dices 'Amén'?"

Sin duda, estás sonriendo. Pero el cuadro presenta la sinceridad con que los niños hablan con Jesús. ¡Toda la oración fue empleada solamente para agradecer! ¿Cuántas veces hicimos lo mismo en nuestra devoción personal?

¿Por qué ser agradecido si todavía no presentamos nuestro pedido y no hemos recibido la respuesta? Eso dependerá mucho de tu concepto de la oración. Si crees que, antes de salir de nuestros labios, todas las peticiones ya fueron respondidas por Dios, y que todo lo que necesitamos hacer es abrir la puerta del corazón a Jesús, que viene con todas sus bendiciones, entonces la oración de gratitud tiene sentido. Pero si continúas pensando que tienes que orar para cambiar la posición de Dios respecto de tu persona, entonces, naturalmente, todavía no tienes motivos para ser agradecido.

Si te detienes a pensar un poco y comienzas a enumerar todas las bendiciones que ya recibiste en la vida, verás que ni el tiempo ni la memoria alcanzan para mencionarlas a todas. Dios es un Dios de salvación y es también un Dios de bendiciones. No somos nosotros los que deseamos ser bendecidos, es él quien está deseoso de bendecirnos. Tenemos que alabar su nombre porque es grande. Tenemos que agradecer su amor porque mucho tiempo antes de que supliquemos alguna cosa, su Espíritu trabajó en nuestra vida creando en nosotros el deseo de buscarlo, haciéndonos sentir la necesidad de sus bendiciones.

Antes de salir hoy al trabajo diario, derrama tu vida a los pies de Jesús. Agradécele las bendiciones que tus ojos todavía no vieron, pero que él ya preparó para ti. Canta un himno de alabanza y mantén ese cántico en el corazón a lo largo del día. No salgas ansioso. No tienes motivo para eso. Tu Dios es el mismo Dios de Moisés, Abraham, Daniel y Pablo. El puede cerrar la boca delos leones, librarte de la prisión o abrir el Mar Rojo.

¡Créelo!

Fuente: Meditaciones Matinales 1994: página 359
Autor: Alejandro Bullón Paucar. Nació en Jauja, Perú, y estudió y se graduó de Teología en el Seminario de la Unión Peruana, cercano a Lima. Trabajó diez años en su país como consejero de jóvenes, y luego fue invitado a continuar el desarrollo de dicho ministerio en el Brasil (primero sirvió en la Unión Este Brasileña, y luego en la unión Central Brasileña).
Actualmente es evangelista de la Voz de la Esperanza, un programa radial con sede en la División Norteamericana. Hasta el año pasado se desempeñó como secretario de la Asociación Ministerial de la División Sudamericana de los Adventistas del Séptimo Día, y también como evangelista para toda América del Sur. El se define a si mismo como predicador, y su mensaje principal subraya la necesidad de conocer a Jesús como la solución para todos los problemas humanos. Ha escrito varios libros, tales como Conocer a Jesús es todo, La crisis existencial, Tú eres mi vida y vuelve a casa hijo

2 comentarios:

  1. ...cuan poco agradecemos a veces...solo tenemos pedidos; y no siempre estos son de que nos haga hijos dignos de su reino...
    ¿Nos olvidamos a menudo de las promesas?
    "Por nada estéis angustiados..." ¿Lo tenemos presente??...
    Gracias por la hermosa reflexión!!

    ResponderEliminar
  2. Esta relfexion ha hablado hoy a mi vida. He estado orando algun tiempo por un cambio en mi vida...pero no he agradecido todos los cambios que el ya ha hecho en mi!
    Sin duda alguna... Dios utiliza muchos medios para hablar a su pueblo hoy. Bendiciones.
    AP.

    ResponderEliminar