domingo, 30 de mayo de 2010

De la Ciudad al Campo. Por Elena G. de White / Secciones 8 y 9

Sección 8 / Nuestras Instituciones deben Ubicarse Lejos de las Zonas muy Pobladas

Lugares apropiados para establecer funciones

"Todavía se da esta instrucción: 'Salid de las ciudades. Estableced vuestros sanatorios, escuelas y oficinas lejos de los centros de población'. Ahora hay muchos que prefieran quedar en las ciudades, pero dentro de poco llegará el tiempo cuando todos los que desean evitar ver y oír el mal se trasladarán al campo, porque la maldad y corrupción aumentarán a tal grado que la atmósfera misma de las ciudades parecerá estar contaminada" (Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 409; 1907).

Como evitar la tentación y la corrupción

“Algunas personas se han preguntado por qué deberíamos trasladar nuestra casa editora de Oakland a Mountain View. Dios ha exhortado a su pueblo a abandonar las ciudades. Los jóvenes relacionados con nuestras instituciones no deben estar expuestos a las tentaciones y a la corrupción que existe en las grandes ciudades. Mountain View parece ser un lugar apropiado para establecer la casa editora "(Manuscrito 148; 1905).

Nos esperan tiempos difíciles

"Este desastre [El incendio del edificio de la Review and Herald] puede producir un cambio definido en este asunto. Espero que nuestros hermanos presten atención a la lección que Dios está tratando de enseñarles, y que no vuelvan a edificar la casa editora en Battle Creek Dios no quiere que nos establezcamos en las ciudades, porque nos esperan tiempos muy tormentosos" (Carta 2; 1903).

Dónde se puede enseñar a los jóvenes con mayor eficacia

“Dios ha advertido una vez tras otra que nuestras escuelas, casas editoras y sanatorios deben establecerse fuera de la ciudad donde pueda enseñarse a los jóvenes con la mayor eficacia posible qué es la verdad. Que nadie procure utilizar los Testimonios para respaldar el establecimiento de grandes intereses comerciales en las ciudades. No invalidéis la luz que ha sido dada acerca de este asunto.

"Se presentarán hombres que hablarán cosas perversas para contrarrestar las acciones que el Señor está induciendo a sus siervos a realizar. Pero ya es tiempo de que los hombres y las mujeres razonen partiendo de las causas para llegar a los efectos. Es demasiado tarde, sí, demasiado tarde para establecer grandes firmas comerciales en las ciudades; es demasiado tarde para llamar a hombres y mujeres jóvenes del campo para que vayan a las ciudades. En las ciudades están surgiendo condiciones que harán muy difícil que los que pertenecen a nuestra fe permanezcan en ellas. Por lo tanto será un gran error invertir dinero en establecimientos comerciales en las ciudades" (Mensajes Selectos, tomo 2, págs. 409,410; 1905).

Hay que trabajar desde puestos de avanzadas

"Hasta donde sea posible, nuestras instituciones deberían estar situadas lejos de las ciudades. Debemos tener obreros para esas instituciones, y si están ubicadas en las ciudades, eso significa que las familias de nuestro pueblo deben establecerse en ellas. Pero no es la voluntad de Dios que las familias de su pueblo se establezcan en las ciudades, donde hay perturbaciones y confusión constantes. Hay que evitar esto para sus hijos, porque todo el sistema está corrompido por el apresuramiento, la prisa y el ruido. El Señor quiere que las familias de su pueblo se trasladen al campo donde puedan instalarse en la tierra, y cultivar sus propias frutas y verduras, y donde sus hijos puedan estar en contacto directo con las obras de Dios manifestadas en la naturaleza. Llevad a vuestras familias lejos de las ciudades, es mi mensaje.

"Hay que hablar la verdad, ya sea que los hombres la escuchen o no. Las ciudades están llenas de tentaciones. Deberíamos planear nuestra obra de tal manera que podamos mantener a nuestros jóvenes tan lejos como sea posible de esa contaminación.

"Hay que trabajar en favor de las ciudades desde puestos de avanzada. El mensajero de Dios dijo: '¿No serán amonestadas las ciudades? Sí, pero no por el pueblo de Dios que viva en ellas, sino mediante sus visitas realizadas para advertirlas de lo que acontecerá en la tierra' (id; págs. 410,411; 1902).

Lugares de fácil acceso a las ciudades

"Hay que designar hombres de criterio sano, no para que divulguen sus intenciones, sino para que busquen propiedades en zonas rurales, de fácil acceso a las ciudades, apropiadas para establecer pequeños centros de enseñanza para obreros, y que se puedan también equipar debidamente para atender a las almas enfermas y fatigadas que no conocen la verdad. Buscad tales lugares fuera de las grandes ciudades, donde se puedan conseguir edificios apropiados, ya sea como donación de sus dueños, o comprados a un precio razonable con las ofrendas que denuesto pueblo. No se deben levantar edificios en las ciudades bulliciosas" (Medical Ministry, págs. 308,309; 1909).

Lecciones que nos enseñan Enoc y Lot

"Como pueblo que guarda los mandamientos de Dios, debemos salir de las ciudades. Tal como lo hizo Enoc, debemos trabajar en las ciudades, pero no vivir en ellas" (El Evangelismo, pág.61; 1899).

"Cuando la iniquidad abunda en una nación, siempre ha de escucharse una voz que dé la amonestación y la instrucción, como la voz de Lot fuera oída en Sodoma. Sin embargo, Lot pudo haber preservado a su familia de muchos males si él no hubiera hecho su hogar en esa ciudad malvada y corrompida. Todo lo que Lot y su familia hicieron en Sodoma podría haber sido hecho por ella, aun cuando caminó con Dios, y sin embargo no vivió en medio de ninguna ciudad mancillada, con toda clase de violencia y maldad, como lo hizo Lot en Sodoma" (El Evangelismo, págs. 61,62; 1903).

Iglesias pero no instituciones en las ciudades

"El Señor nos ha indicado repetidamente que debemos trabajar en las ciudades desde puestos de avanzada ubicados fuera de ellas. En esas ciudades debemos tener casas de culto, como monumentos de Dios, pero las instituciones destinadas a la publicación de la verdad, a la curación de los enfermos y a la preparación de los obreros deben establecerse fuera de las ciudades. Es especialmente importante que nuestra juventud sea protegida de las tentaciones de la vida en la ciudad.

"Debemos ser prudentes como serpientes y sencillos como palomas en nuestros esfuerzos de adquirir propiedades a bajo precio en el campo, y desde esos puestos de avanzada debemos trabajar las ciudades" (Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 411; 1902).

El mensaje del Señor

"¡Salid de las ciudades! ¡Salid de las ciudades! ¡Salid de las ciudades!’ Este es el mensaje que el Señor me ha dado. Se producirán terremotos e inundaciones; y no debemos establecernos en las ciudades impías, donde se sirve en todo sentido al enemigo, y se olvida con tanta frecuencia a Dios. El Señor desea que tengamos un claro discernimiento espiritual. Debemos ser perspicaces para captar el peligro que implicaría el establecer instituciones en esas ciudades, y al mismo tiempo vivir en lugares donde podamos proteger a nuestros hijos y a nosotros mismos de la influencia contaminadora y desmoralizadora, que tanto prevalece en esos lugares" (Life Sketches, págs. 409,410; 1906).


Sección 9 / Huida Apresurada en el Conflicto Final

La señal para la huida

"No es ahora tiempo para que el pueblo de Dios fije sus afectos o se haga tesoros en el mundo. No está lejano el tiempo en que, como los primeros discípulos, seremos obligados a buscar refugio en lugares desolados y solitarios. Así como el sitio de Jerusalén por los ejércitos romanos fue la señal para que huyesen los cristianos de Judea, así la toma de poder por parte de nuestra nación [Los Estados Unidos], con el decreto que imponga el día de descanso papal, será para nosotros una amonestación Entonces será tiempo de abandonar las grandes ciudades, y preparamos para abandonar las menores en busca de hogares retraídos en lugares apartados entre las montañas. Y ahora, en vez de buscar costosas moradas aquí, debemos preparamos para trasladarnos a una patria mejor, la celestial. En vez de gastar nuestros recursos en la complacencia propia, debemos buscar la economía" (Joyas de los Testimonios, tomo 2, págs. 165,166; 1885).


Indice


Autor: Elena G. de White, los adventistas creemos que ella ejerció el don bíblico de profecía durante más de setenta años de ministerio público.

1 comentario:

  1. ESTE ES EL TEXTO MÁS CONTROVERCIAL DE LA SALIDA DE LAS CIUDADES: "Así como el sitio de Jerusalén por los ejércitos romanos fue la señal para que huyesen los cristianos de Judea, así la toma de poder por parte de nuestra nación [Los Estados Unidos], con el decreto que imponga el día de descanso papal, será para nosotros una amonestación Entonces será tiempo de ABANDONAR las grandes ciudades, y preparamos para ABANDONAR las menores" LA GRAN MAYORÍA DE ERUDITOS ACTUALES EN EL DESEQUILIBRIO OMEGA CREEN QUE ES LA SEÑAL PARA SALIR DE LAS CIUDADES, ERROR , GRAVE ERROR, LA HERMANA WHITE Y LA ASOCIACIÓN GENERAL NO LO ESPERARON DE 1901 A 1915 PARA SACAR TODAS LAS INSTITUCIONES DE LAS CIUDADES Y ELLOS MISMOS ESTABLECERSE FUERA DE LAS CIUDADES PARA TRABAJAR A FAVOR DE LAS CIUDADES DESDE PUESTOS DE AVANZADA, SI VEMOS BIEN EL TEXTO DICE SERÁ TIEMPO DE "ABANDONAR" ES DECIR, PARA NO REGRESAR, YA ESTAREMOS FUERA Y ASÍ COMO EL ESPÍRITU DE DIOS VA RETIRÁNDOSE DE LAS GRANDES CIUDADES EL EJERCITO DE DIOS YA NO IRÁ MÁS A PREDICAR EN ELLAS DESDE SUS PUESTOS DE AVANZADA (ES MÁS, BAJO LA OPRESIÓN DE LA LEY DOMINICAL NO SE PODRÁ COMPRAR NI VENDER ETC. NO SE PODRÁ SALIR NORMALMENTE DE LAS CIUDADES COMO AHORA), LA LEY DOMINICAL SERÁ EL RESULTADO DE LA GLOBALIZACIÓN PROMOVIDA POR LA UNIÓN DE LOS ESTADOS CON LAS IGLESIAS APÓSTATAS, YA LO VEMOS, O PREGUNTE POR "EL CLUB BITEMBERG.. ETC.",

    ResponderEliminar